domingo, 30 de enero de 2011

SOLUCIONES RÁPIDAS

“…Para evitar ser un idiota moral sólo podría haber dos excepciones. Una, improbable, que el mal decididamente no tenga nada que ver con el uso del pensamiento. Otra, más probable, que la sociedad ya no lo exija porque se haya vuelto tan idiota como nosotros. Éste sería el mundo banal”.
Norbert Bilbeny


http://www.xavibayle.animanaturalis.org/?p=86


SOLUCIONES RÁPIDAS
Existe una cierta tendencia en los ayuntamientos del mundo a las soluciones rápidas, este tipo de actitudes están dirigidas a priorizar la practicidad de los resultados sociales, en favor de la rentabilización de las acciones; así como en detrimento de la ética, valga añadir. Y tal comportamiento se da tanto en los países del mal llamado tercer mundo, como en los del mal llamado primer mundo. Un miserable villorrio norcoreano no se diferencia de un opulento pueblo alemán más que en la forma de efectuar ciertas acciones. Una de las que puedo referir es la cuestión de los perros y gatos, mal llamados animales domésticos y peor llamados mascotas, quienes en función de su permanencia en los albergues municipales, de su edad, de su belleza, de su raza e incluso de su estado físico acaban o no siendo matados, asesinados, ejecutados o -mal llamado- sacrificados, eutanasiados, dormidos. A palos, inyectándoles anticongelante, venenos adormecedores, ahogados en bidones de agua, de hambre y sed, de incompetencia, o en cámaras de gas, que no se diga que las humanas no somos imaginativas en lo concerniente a matar, nos va la reputación en ello.
4 PERRERA PUERTO REAL
Imágenes: Animales asesinados en la perrera de Puerto Real
5 PERRERA PUERTO REAL
Otra de las practicidades que los ayuntamientos y los gobiernos promueven en cuanto a soluciones rápidas ( que se difieren en nada con las soluciones finales del Tercer Reich ), podrían ser las matanzas de palomas de las ciudades, el tirar a matar del ejército en manifestaciones como las de las recolectoras de banana colombiana, la masacre anual de focas canadiense, la de lobos en ciertas regiones rusas… Bueno, todo forma parte del control institucional de población que en mayor o menor medida la gente acepta.
Inyectar anticongelante a un perro en un albergue por muy dañino que se haya prescrito ( detrás de un perro peligroso siempre hay una hijadeputa ), o inyectarle perborato sódico en un laboratorio no tiene diferencias sustanciales, para nosotras es la enorme diferencia entre un albergue criminal y un laboratorio de alta tecnología, pero para el perro significa lo mismo. Matar a una vaca a hachazos y hacerlo con una pistola de émbolo retráctil es solo una premisa legal, pero el herbívoro se muere igual. Ambos dos animales escogerían no morir, si pudieran, pero no pueden porque son NUESTROS, y de las posesiones una dispone como prefiere, y si acaso esa disposición es ilegal, pues entonces una procura que no le vea nadie. Simple.
Las humanas, como animales que somos, nos sentimos bien entre animales de otras especies -que por principio de caución no hayamos considerado peligros potenciales obvios ( leones, leopardos, víboras… )-, incluso les alimentamos en medio de insípidas ciudades para tenerlos cerca, tanto los necesitamos que incluso los compramos, los encarcelamos en pisos, los enjaulamos en parques zoológicos y circos o -en el más profundo de los amores- los digerimos ( hay quien piensa así ). En cualquier caso es mucha e intensa la relación emocional que podemos llegar a establecer con otras especies ( incluso entre las pertenecientes a la flora ), porque por más que se humanice la sociedad, seguimos siendo monos que defecan agachados, y como tales seguiremos sintiendo muy dentro la poderosa llamada de la selva, que nos convida a involucrarnos en el medio ambiente, es natural y forma parte del plan de la Naturaleza. Y la Naturaleza también nos dio ética, para contrarrestar y equilibrar la desarrollada capacidad de crueldad con la que -lamentablemente- fuimos dotadas. No existe el ser humano sin maldad, como no existe sin capacidad de dilucidar esa maldad, a menos que se esté enferma.
En vida libre la ética no funciona, pero sucede que somos animales sociales; entonces por armonía y paz social nos obligamos a que el mal no pueda manifestarse y para ello echamos mano de la ética, para reconocerlo y acotarlo. Ha sido la ética, que no el interés económico ni político, la que dejó de matar seres humanos de modo aleatorio o por motivos gastronómicos (canibalismo), sexistas, racistas, económicos o políticos, y será la ética la que consiga que dejemos de matar animales para consumo, o de esclavizarlos y torturarlos, es una evolución lógica y simpática con el resto de las especies y por asociación para con la nuestra. No se trata de amar a todas las especies ( ni de amarnos entre nosotras, tarea imposible), sino al menos de respeto, de concienciación de nuestro lugar en la vida, como vida entre las vidas.
La ética está, la ética es, independientemente de si goza de apoyo popular o de si no ha alcanzado nuestros estratos culturales y sociales. Matar un ser humano está mal, se haga por aburrimiento, por decreto legislativo, por costumbre, tradición, o por desesperación, se haga en el otro lado del mundo o en nuestra escalera, se haga hoy o se haya hecho hace 1000 años: es injusto y no es ético. Matar un animal no humano igual, está mal, le interpongan las excusas que le quieran interponer, se haga por gula, por avaricia, por aburrimiento, decreto legislativo, tradición, costumbre o desesperación. Y quien mata es una persona enferma de antropocentrismo, de artificialidad, además de ser un potencial peligro social ante nuestra propia especie. Esto último se debe a que conoce, es capaz o acaso disfruta infringiendo muerte, y no existe ninguna garantía de que sepa reconocer a las especies, pudiendo agredir a la suya propia… en caso de que “solamente” se tratara de una asesina de otras especies.
La Naturaleza nos otorgó manos para crear con la misma generosidad -y quién sabe con qué intenciones- que nos dio el mal ( me refiero al mal gratuito, a la crueldad que las neurólogas sitúan en la parte trasera del cerebro humano ), de modo que con esas manos también violamos, con esas manos creadoras torturamos, con esas manos creativas estrangulamos y degollamos, porque las manos no son sino el uso que de ellas hacemos. La Naturaleza nos dio el ano, con el expelemos una parte importante de materiales de deshecho, toxinas y excrementos, aunque no nos deshagamos de todos ellos, en caso contrario acabaríamos cagando nuestro propio cerebro. Con perdón.
Volviendo al apunte inicial de las soluciones rápidas y habida cuenta que la población humana ha crecido un doscientos cincuenta por ciento en los últimos 30 años, comenzándose a notar el enorme expolio cometido contra la naturaleza y sus vecinas para alimentar y sobrealimentar con carne a esta ingente masa nuestra de monos desnudos, habida cuenta que la situación de degradación del suelo fértil y los recursos limpios están llegando a cotas de escándalo, habida cuenta de que la superpoblación de ciertas ciudades ha acotado las expectativas de vida de sus habitantes, habida cuenta de que la masificación humana conlleva degeneración ética, depredación laboral, delincuencia, catástrofes medioambientales, multiplicando por cien las enfermedades psicológicas y psiquiátricas, además de multitud de otros efectos secundarios nocivos para el avance de la civilización,… quizás entonces no sea de extrañar que los ayuntamientos y gobiernos ( más allá de organizar guerras y matarnos en ellas, hambrunas, enfermedades y virus artificiales para liberarlos en las ciudades, etc. ), pudieran decidir de nuevo -dentro de la lógica de las sus beneméritas soluciones rápidas-, aplicar esos métodos con nosotras, aquellos que siempre se emplean con las palomas, los perros, los gatos, los topillos, las cucarachas, las ratas, las focas, las vacas locas, los pollos de la gripe aviar,….
Visto lo visto la pregunta ya está respondida, por el mismo inventario que nuestra especie hace de sí misma; la única incógnita es ¿ cuándo empezarán ?. Quizás ya hayan comenzado.
Xavier Bayle 
Tema relacionado: 

La tiranía del Gran Dictador

2 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog