sábado, 8 de enero de 2011

Aumenta la cifra de burros abandonados en Málaga

http://www.kaosenlared.net/noticia/crisis-aumenta-cifra-burros-abandonados-malaga
Jil Spencer, una de las integrantes de la asociación que se encarga de recogerlos, ha explicado a Efe que la actual situación económica ha afectado a los propietarios de estos animales, que ahora deben disponer de un “pasaporte” que los identifique, lo que supone un coste que roza los 90 euros.
Este refugio, que cuenta con dos granjas, una de ellas situada en Bodonal de la Sierra (Badajoz), tiene acogidos actualmente a un total de 212 mulos y asnos procedentes de España e Italia que precisan de cuidados y atención médica por estar enfermos, haber sido abandonados o maltratados.
Aunque la edad media de los burros que viven en el centro de rescate se sitúa en los 25 años, pueden llegar a cumplir los 40, algo poco común en el caso de los que han sido apaleados o separados de sus madres cuando aún eran crías, dado que forman lazos muy fuertes con sus familiares y pueden morir de pena.
En 2009 llegó al refugio Nana, una burrita que, con una extrema delgadez y graves problemas en los cascos que casi le impedían andar, había pasado por las manos de dieciséis dueños diferentes, el último de los cuales la cambió por un ciclomotor.
Aunque poco a poco fue recuperándose y ganando peso, sin que nadie lo esperara dio a luz a Alicia, que había cumplido un año de vida cuando su madre finalmente murió y, posteriormente, apareció Momo, que fue cedida por el ejército kosovar tras ser utilizada para el contrabando de droga a través de las montañas.
Sin embargo, cada vez son más los propietarios que, en lugar de abandonar a sus jumentos, se dirigen a la asociación para pedir que los cuiden, ya sea porque económicamente no pueden hacerse cargo de ellos, o bien porque son muy mayores y han caído enfermos.
“Hemos visto a muchos dueños llorando cuando hemos ido a recoger a sus burros , dado que algunos incluso vivían con ellos en casa”, ha asegurado a Efe Rafael, otro de los empleados de la asociación.
Desde que esta “residencia” para burritos comenzó a funcionar en 2003 ya se han realizado cerca de 9.500 apadrinamientos, que consisten en elegir uno de los seis asnos que participan en el programa y aportar anualmente una cantidad económica.
Uno de los proyectos que “El Refugio del burrito” pretende abordar próximamente es la aplicación de asnoterapia, una técnica que estimula el desarrollo de habilidades en niños con discapacidades, lo que también beneficia a los burros , que cuando son jóvenes se aburren rápido y necesitan trabajar.

http://www.kaosenlared.net/noticia/crisis-aumenta-cifra-burros-abandonados-malaga


La diferencia:

Qué diferencia de moral y de sentimientos entre los que abandonan a un pobre burro por motivos "económicos"   y los que los quieren como uno más de sus seres queridos.
Así escribió Juan Ramón Jiménez:  
"Tú, si te mueres antes que yo, no irás, Platero mío, en el carrillo del pregonero, a la marisma inmensa, ni al barranco del camino de los montes, como los otros pobres burros, como los caballos y los perros que no tienen quien los quiera. No serás, descarnadas y sangrientas tus costillas por los cuervos—  tal la espina de un barco sobre el ocaso grana  , el espectáculo feo de los viajantes de comercio […]
         Vive tranquilo, Platero. Yo te enterraré al pie del pino grande y redondo del huerto de la Piña, que a ti tanto te gusta. Estarás al lado de la vida alegre y serena. Los niños jugarán y coserán las niñas en sus sillitas bajas a tu lado. Sabrás los versos que la soledad me traiga.    […]  Y, todo el año, los jilgueros, los chamarices y los verdones te pondrán, en la salud perenne de la copa, un breve techo de música entre tu sueño tranquilo y el infinito cielo de azul constante de Moguer".

 Juan Ramón Jiménez



“Platero y yo”


2 comentarios:

  1. Pobrecillos. Esto era lo que faltaba!!

    ResponderEliminar
  2. Spooky, he eliminado parte del texto del artículo porque no estaba de acuerdo con el enfoque, y sé que tú tampoco lo habrías aceptado.
    El título original es: La crisis aumenta la cifra de burros abandonados en Málaga. Hablar así de los burros o de los perros o de cualquier otro animal, es rebajarlos a meros objetos de propiedad. No he leído nunca una noticia periodística que diga: La crisis aumenta la cifra de niños, ancianos y personas discapacitadas abandonadas en... vete tú a saber. Por eso lo he enfocado sólo en el abandono y no en las causas económicas. Hablando en plata, quiere decir que han abandonado a los animales porque ya no les compensa darles una miseria de comida, que es lo único que reciben, a cambio de trabajo, de trabajar como burros.
    Es como cuando los cazadores abandonan a los perros de caza, o cuando un ciego abandona a un pobre perro guía porque está enfermo. ¡Que nadie se asuste, no estoy exagerando! Hay personas ciegas que usan a sus pobres perros como esclavos, y cuando éstos enferman, los llevan a sacrificar (tengo pruebas de lo que digo).
    Spooky, ya sabes la catadura moral de la inmensa mayoría de los humanos. ¿Qué te voy a decir a ti que tú no sepas?
    Un beso

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog