viernes, 12 de noviembre de 2010

Respuesta de Espectáculos Públicos de la Junta de Castilla y León defendiendo el Toro Jubilo

He recibido este correo de la Junta de Castilla y León después de enviarles una carta expresando mi repulsa por la celebración del Toro Jubilo de Medinaceli.
Os paso la contestación de la Junta y mi respuesta a la misma.




Espectáculos Públicos de la Junta de Castilla y León. 
Correo recibido el 12 de noviembre de 2010


espectaculos.publicos(arroba)jcyl.es



Con respecto a su correo sobre maltrato al “Toro de Jubilo” de Medinaceli
debemos manifestar lo siguiente:

Que a lo largo del articulado de los Decretos 234/1999, de 26 de agosto, y
41/2005, de 26 de mayo de la Consejería de Presidencia y Administración
Territorial de la Junta de Castilla y León, por el que se modifican
determinados artículos del Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares
aprobado por Decreto 14/1999, de 8 de febrero, se establecen distintas y
variadas previsiones dirigidas a evitar la posibilidad del trato cruel a las
reses de lidia.
En este sentido, el artículo 2º. b), como principio general, dispone de
forma expresa “la ausencia de maltrato a las reses de lidia”.
Asimismo, el artículo 6º. 4), señala que “cuando se suelten tres o más reses
de lidia, y en trayectos que se desarrollen por el campo, el organizador
deberá disponer de servicios especiales de control para tranquilizar o
inmovilizar las reses de lidia, que actuarán en situaciones de especial
riesgo o cuando la integridad física de las reses así lo exija”.
Por otra parte el artículo 12. 2. c), encarga al presidente del festejo, su
control, siendo una de las causas de la suspensión del mismo, el que las
reses sean objeto de trato cruel. En este mismo sentido el artículo 13. 2.
c), considera como función del director de lidia y   director de campo, el
controlar el trato adecuado de las reses, y en su caso, proponer al
presidente la suspensión del espectáculo.
Por si esto no fuera suficiente, en el artículo 19, se regula la protección
de las reses de lidia, y dispone que en todos los espectáculos taurinos
populares queda prohibido herir, pinchar, golpear, sujetar o tratar de
cualquier modo cruel a las reses, considerándose, según el articulo 38 del
citado Reglamento, infracción grave, la  crueldad con las reses de lidia que
provoque su inmediata muerte o el maltrato de las mismas.

En relación, en particular, con de “Toro de Jubilo”, cabe señalar que la
declaración de espectáculo taurino tradicional se hizo por Orden de la
Consejería de Presidencia y Administración Territorial de 18 de septiembre
de 2002, al cumplir todos los requisitos que establece el Reglamento de
Espectáculos Taurinos Populares de Castilla y León, y a solicitud del
Ayuntamiento interesado aprobado por la mayoría del pleno, en tanto órgano
representante de la voluntad común de los vecinos.
Cabe señalar que el primer párrafo del artículo 31.1 del Reglamento de
Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Castilla y León, aprobado
por Decreto 14/1999, de 8 de febrero, establece que a los festejos
tradicionales les es de aplicación el régimen jurídico general de los
espectáculos taurinos populares establecido en el Reglamento, afirmación que
a renglón seguido está limitada por lo dispuesto en el párrafo segundo del
mismo apartado y artículo, al prever que individualmente se les podrá
reconocer, por su peculiaridad y tradición, determinadas especialidades al
régimen general. Algo que ocurre con el “Toro de Jubilo”, puesto que ha sido
reconocido por la citada Orden de 18 de septiembre de 2002, de tal forma
que, en la medida en que el espectáculo se desarrolle con estricto
cumplimiento de las Bases aprobadas por el Pleno del Ayuntamiento y por esta
Administración Autonómica, dicho festejo se ajusta a la legalidad vigente en
esta Comunidad Autónoma sin que sea posible impedir o prohibir su
desarrollo.



Hasta aquí el correo de la Junta. Ahora comparto con vosotros mi respuesta: 


Estimado Sr. /ra.:

En primer lugar, quiero agradecerle su contestación a mi escrito en donde le expresaba el sentir de miles de españoles y ciudadanos de diferentes partes del mundo con respecto al trato cruel recibido por el toro protagonista en las fiestas de Medinaceli.

El que este rito sea legal no implica que sea justo, ni que el toro no sufra. Como usted sabe, un toro es un animal con un sistema nervioso muy similar al suyo o al mío, por lo tanto, haríamos bien en ponernos en su lugar e intentar reflexionar qué sentiríamos al recibir el trato legal que recibe este mamífero. Hasta un niño puede darse cuenta de la crueldad de tales acciones, no hay que ser un superdotado. Al toro le trae sin cuidado que su tortura “se desarrolle con estricto cumplimiento de las Bases aprobadas por el Pleno del Ayuntamiento”, esto no le adormece su sistema nervioso y su capacidad para sentir miedo, terror y quemaduras. Por suerte, para usted y para mí,  las leyes no son inmutables y, gracias a ello, a lo largo de la historia han ido evolucionando, modificándose, para que, tanto los humanos, como los animales, recibamos la debida protección. Si esto no ocurriera, hoy tendríamos que sufrir la legalidad de la Inquisición, donde las torturas y el asesinato fueron perfectamente reglamentadas durante casi quinientos años. También ha sido legal en España, hasta hace muy pocos años, la discriminación por no profesar la religión católica, sencillamente, no existía libertad religiosa. Tampoco fue legal el divorcio. Podría recordarle más ejemplos donde lo legal en España, o en otros países,  no implica necesariamente que sea justo, pero creo que no es necesario.

“El toro jubilo  estuvo prohibido desde 1962 hasta 1977, después de que unos reporteros británicos denunciaran el festejo y originaran que las autoridades de entonces no permitieran su celebración e incluso se congregaran durante años piquetes de la Guardia Civil para que no se llevara a cabo, según fuentes municipales”. ¿Por qué se ilegalizó? y ¿por qué se ha vuelto a legalizar?
Su “fiesta” estrictamente reglamentada y legalizada tiene los días contados. La presión ciudadana lo conseguirá, no le quepa duda. Y en el futuro, los que hoy son niños, se sentirán avergonzados de que las autoridades hayan permitido durante tantos años esta aberración, como hoy nos sentimos nosotros.

 

Más información: 

Toro Jubilo, tradición y vergüenza

http://delavidaylapalabra.blogspot.com/2010/11/toro-jubilo-tradicion-y-verguenza.html


7 comentarios:

  1. La Junta y su anchísima manga.
    Enhorabuena por la iniciativa y por el blog.

    ResponderEliminar
  2. "Madame", yo diría: la Junta y su grandísima Cara.

    Por cierto, sobra decir que no he recibido respuesta a los razonamientos que he planteado en el correo enviado a Espectáculos Públicos de la Junta de Castilla y León.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Esto, como todo lo relacionado con este tema de las SANGRIENTAS y CRIMINALES TRADICIONES, es absolutamente escandaloso. Yo ya me quedo sin palabras. Es volver a lo mismo de siempre. ¡Que vergüenza! ¿Y el Papa y la Iglesia, que tiene tanto que opinar sobre todo, que dice de esto? Nada. Le dan su bendición.

    Muy buenas entradas todas estas (como siempre).

    No me había olvidado de tí. Veo tu blog, pero siempre voy "volao" y dejo el comentario para otro momento... Perdóname.

    Con tu permiso, si dispongo de un rato, me gustaría copiar algo de esto a mi blog.

    Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  4. Los que maltratan así a los animales, son PSICÓPATAS, tanto sea el campesino, el cura del pueblo, el gobierno, el rey, el gobernador.... y la mismísima TRINIDAD !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, compañeros, ¿qué más decir? Que son una gentuza y que sólo nos queda el derecho al pateleo. Nada más.
    Alberto, sabes que puedes coger cualquier información de este blog sin mi persmiso, tú y los demás.
    Mabel, son psicópatas, pero un psicópata no es un enfermo, sabe muy bien lo que hace. Pueden ir con alpargatas o con traje, da lo mismo. El caso es que disfrutan con la agonía de un pobre animal y se defienden argumentando que es "legal", como si esto le sirviese a la víctima para algo o le mitigara su sufrimiento. A parte de psicópatas, no tienen vergüenza, por eso están orgullosos de su comportamiento y lo definen como un acto de "interés turístico".

    Un abrazo a los dos y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Lo tremendamente grave y escandaloso, es que estas barbaries perpetradas por sádicos gañanes, sean algo "legal". Que el sufrimiento de inocentes animales sea considerado tradición, fiesta, alegría y jolgorio. Algo que hay que respetar. Respeto es lo que no conoce esa clase de personas. Es gente que no evoluciona, que no aprende ni comprende.

    Muchas gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. justo estoy parando en un hotel en buenos aires donde puedo mirar mas informacion sobre este toro?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog