domingo, 3 de octubre de 2010

El negocio taurino “toca fondo” a pesar de los millones de euros que recibe en subvenciones

La economía taurina toca fondo en pleno debate abolicionista

http://www.expansion.com/2010/09/27/entorno/1285620919.html?a=f9d3531c126ec7327cd4ca67e57ce27f&t=1286125617

subvenciones a la tauromaquia

El cielo se entolda, sofocante, sobre el mundo del toro. En el otoño de la temporada más convulsa en años, la fiesta malvive en las arenas movedizas del abolicionismo anti y de la depresión económica.


Al tiempo que los aficionados catalanes gritan libertad y los toreros ultiman su reunión con la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, las finanzas taurinas se resquebrajan. La de 2010 está siendo la peor añada de la historia reciente para las arcas del segundo espectáculo de masas de España, tras el fútbol.

Sin ir más lejos, la temporada terminará, en noviembre, con 1.320 festejos, si no se suspende ninguno de los ya programados, según los datos recopilados por EXPANSIÓN. Es decir, un 8,5% menos que en 2009, un 30% menos que en 2008 y un 40% menos que en el punto álgido de 2007.

Y así, con 853 festejos menos en el esportón que en la temporada más boyante, la tauromaquia se enfrenta a su último año de vida en Cataluña. La Monumental de Barcelona, única plaza en activo de la comunidad, acaba de cerrar la temporada en éxtasis, con tres triunfos atronadores de Morante de la Puebla, El Cid y el local Serafín Marín, en la Feria de la Libertad.
Aun así, en el planeta toros cunde el pesimismo. Las plazas de primera y segunda categoría siguen aguantando el chaparrón, cayendo un 3% la actividad de las primeras e incrementándose un 5% la de las segundas. Pero las de tercera se han hundido un 13% y ahora celebran escasamente la mitad de las corridas que hace tres años (-48%). Esto afecta, fundamentalmente, a los ayuntamientos con más resaca inmobiliaria, abocados al tijeretazo impune del gasto.

Y si hay que ahorrar, se eliminan los festejos que menos público atraen. Así, mientras el número de corridas de toros cae un 5,7% con respecto a 2009, las novilladas disminuyen un 8,7% y el rejoneo se desploma un 15,7%.

La cara positiva: “La mediocridad dejará de ser negocio”. En los carteles deberá primar la calidad, “y la imagen de la fiesta mejorará”, asegura André Viard, presidente del Observatorio Nacional Francés de las Culturas Taurinas. Hasta ahora, esto no se cumple.



Noticias relacionadas:

La lidia no se sostiene sin ayudas públicas




Ecologistas en acción arremete contra las administraciones públicas por construir plazas de toros con dinero público

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog