martes, 17 de agosto de 2010

Réquiem por la Tierra calcinada

He encontrado este poema  de Jesús Díez, en su blog con este enlace:

 


Quiero compartirlo con vosotros.
Cuánto recuerdo la frase que leí hace años:
“Si el ser humano se extinguiera, nadie nos echaría de menos”.
El cargar con los delitos cometidos por el ser humano es una losa pesada difícil de soportar.
 Yo también prefiero ser “animal, árbol o planta, hasta piedra petrificada, antes que pertenecer a la raza deshumanizada”. Una especie con las manos manchadas de sangre inocente. 

Nuestras lágrimas, nunca podrán apagar el fuego...








Réquiem por la Tierra calcinada


A los andares por los pueblos
De Castilla.
Recuerdo parajes inolvidables.
Hoy desolados y arrasados
Por las llamas
Donde había árboles, helechos y retamas,
Hoy sólo queda, la tierra
Ennegrecida y desolada.
Árboles centenarios, quemados, petrificados,
Sin ramas.
Cómo bosques fantasmas,
Al pié de la montaña.
Los animales. El que no ha muerto
abrasado por las llamas,
desorientados escarban
entre la tierra calcinada.
Han perdido su hogar,
Y el sustento que la tierra
Les regalaba.
El hombre ha roto
el contrato con la tierra
ella nos provee
de luz, comida y agua.
Nos deja vivir en todo lo
largo y ancho del
planeta.
Y nosotros la pagamos
Bombardeándola.
Hasta pegando fuego
a los montes
y contaminando el aire,
el agua, y llenando de basura
las montañas y playas.
Querida amiga:
Un hombre te habla.
Ya es hora que rescindas el
Contrato,
Porque somos cómo una plaga.
NOTA:
Si alguna vez formé parte
De esta raza,
Prefiero ser animal, árbol o
Planta, hasta piedra petrificada,
Antes que pertenecer
A esta raza deshumanizada.

Jesús Diez







Réquiem de Mozar, una maravillosa obra musical  para recordar tantas vidas calcinadas





En el Réquiem de Mozar podemos encontrar estos versos traducidos al español:

"La naturaleza y la muerte se asombrarán
cuando resuciten las criaturas
para responder ante el Juez.
Y por aquel profético libro
en que todo está contenido
el mundo será juzgado"

Yo no creo en la justicia, ni divina ni terrenal
Es sólo un sueño pensar que algún día la naturaleza y todas las criaturas inocentes que en ella han vivido y viven, juzguen al ser humano por todo el daño causado, por tantas vidas sesgadas, por tanta crueldad extrema.
Los que hemos despertado, los que hemos discernido  la deuda moral contraída con el resto de las criaturas, debemos hacer todo lo posible por terminar con este infierno.

Piénsalo:
Si no es ahora … ¿cuándo?
Si no eres tú… ¿quién?


Nuestras lágrimas, nunca podrán apagar el fuego...



“Si el ser humano se extinguiera, nadie nos echaría de menos”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog