miércoles, 4 de agosto de 2010

Hay crímenes, y crímenes y crímenes


Francisco Granados, consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno regional de Madrid, ha manifestado estar en contra de prohibir las becerradas por considerar que éstos festejos están “enraizados en la cultura y costumbres de todos los españoles”, para posteriormente apostillar que “los novilleros que participan en las becerradas cuentan con un carné profesional expedido por el Ministerio de Interior”. Habría que pedir a éste consejero que nos explique qué quiere decir con su argumento de que “todos los españoles” tenemos por costumbre disfrutar con la tortura y asesinato de un becerrito inocente. Aun más, habría que pedirle explicaciones por su afirmación de que todos “los novilleros que participan en las becerradas cuentan con un carné profesional expedido por el Ministerio de Interior”. ¿El señor Granados está seguro de que los que asesinan a cuchilladas a un becerro tienen el “carnet” expedido por su Ministerio? ¿Podría demostrar que los protagonistas de la becerrada celebrada en El Escorial, el pasado día 1 de agosto, contaban con una licencia para torturar y matar?


“Hay crímenes y crímenes y crímenes/ en los diarios hay fotos de sangre/ quién nos habrá enseñado a destruirnos/ y entregarnos inermes a la muerte”. Estos hermosos versos de Benedetti reflejan lo que ocurre en éste país, la tortura y matanza cobarde por parte de individuos con “carnet” y amparados por la legalidad que les otorgan las leyes y las autoridades,  para arrebatar la vida a una inocente criatura de menos de dos años de edad. En el recinto donde tuvo lugar la becerrada de El Escorial, se encontraban tres defensores de los derechos de los animales, con el propósito de obtener pruebas fotográficas y filmadas del sadismo al que fueron sometidos los becerros linchados en la “fiesta” organizada por el colectivo “Mozos, viudos y casados” del citado pueblo madrileño. Pero a diferencia de lo mencionado en los versos de Benedetti, éstos crímenes no se enseñan en los diarios, ni en la prensa, ya que  pretenden ocultar la barbarie cotidiana de los festejos populares. El secretismo de éstos linchamientos es tal que los activistas defensores de los animales tienen que filmar lo que ocurre sin ser advertidos por los festejantes, ya que, si fuesen descubiertos, correrían el riesgo de ser agredidos por el populacho.


“Los asesinos nacen diariamente/ aunque ignoren aún sus vocaciones/ después se especializan en la inquina/ en la abominación y en la venganza”. En España hay ciudadanos con carnet para linchar a un incente becerro. Pueden acuchillarle sin pasión, mientras el animal emite gemidos de dolor, aterrado ante la chusma sedienta de sangre,  y a la vista de niños a los que se les dan clases prácticas de cómo convertirse en el futuro en un criminal por vocación,  disfrutando de la agonía, celebrando el asesinato de la inocencia. “hay crímenes y crímenes y crímenes/ dejemos que transcurra su hemorragia/ y apoyemos la sien en la almohada/ para soñar que nadie mata a nadie”. Luchar porque éstos festejos dejen de ser legales, impedir que los niños aprendan que torturar a un animal es divertido, en definitiva…no sentirnos como ahora, avergonzados de haber nacido en un país donde el sadismo forma parte de las costumbres populares, donde los políticos afirman orgullosos, sin el menor reparo, que éstas matanzas están “enraizadas en la cultura y costumbres de ¿TODOS? los españoles”,





Yolanda Plaza Ruiz


Si te interesa leer el poema completo de Mario Benedetti, puedes hacerlo en éste enlace: 


http://delavidaylapalabra.blogspot.com/2010/08/hay-crimenes-y-crimenes-y-crimenes_04.html


Fuente  de la información:

Quizá te interese:


http://delavidaylapalabra.blogspot.com/2010/08/becerrada-sed-de-mal-en-el-escorial.html


http://delavidaylapalabra.blogspot.com/2010/08/historia-de-vampiros.html

6 comentarios:

  1. Me encanto el articulo.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Edu. Nos va a costar sangre, sudor y lágrimas luchar contra ésta gentuza, pero al final lo conseguiremos.
    Recuerda ésta frase:
    "Primero te ignoran. Luego se rien de tí. Después te atacan. Entonces ganas."
    Gandhi

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. al menos podias tener la decencia de no llamar a nadie por tu nombre ( gentuza )

    ResponderEliminar
  4. tanto presumir de liberales y progres y sois unos puñeteros dictadores.
    tu realmente crees que no hay cosas en la vida bastante mas importantes para que le dediqueis vuestros esfuerzos ??? yo creo que si . deberias pararte a pensarlo .

    ResponderEliminar
  5. Ya nos ha salido un taurino sensible.
    Mire anónimo, siento de veras haber herido su infinita sensibilidad. Es curioso que sea usted tan sensitivo con las palabras y no lo sea del asesinato de criaturas indefensas, de bebés de vaca de menos de dos años, eso es lo que pienso si se ha dado por aludido en el texto.
    Gentuza es una palabra que está en el diccionario y quiere decir: Gente de mala calaña. Como comprenderá no puedo faltar al respeto a personas sensibles ante el sufrimiento animal, que son gente normal, con unos valores morales y llamar también “gente” a los que rebajan las cualidades humanas por el fango disfrutando de la tortura y asesinato de un bebé.
    Tampoco los puedo llamar humanos porque este término se aplica a “las personas caritativas, solidarias y bondadosas” y como usted comprenderá, los que gozan con la sangre ajena no tienen nada de solidarios, ni caritativos ni bondadosos.
    Ahora viene la parte en la que usted me dice a qué tengo que dedicar mi tiempo libre, y ¿usted nos llama “puñeteros dictadores”? ¿Quién está dictando a quién? Quizá usted preferiría que dedicara mi tiempo a asuntos más importantes como ver los programas de cotilleo, el fútbol, los concursos chorras…y eso a usted no le molestaría ¿verdad? pero le duele que defendamos a los que no se pueden defender por sí mismos. Mire, el que existan estas actividades sangrientas y que sean legales no significa que sean moralmente aceptables ni justas. Hitler mató a millones de personas con toda legalidad y esto no significa que lo que hizo fuera justo o moral.
    Mientras existan estas atrocidades, los que gozan con la tortura de un animal tendrán que aguantarse con nuestra lucha, les guste o no. Algún día, no muy lejano, todo esto será ilegal y los que lo practiquen serán enviados a la cárcel, tal y como ocurre en otros países europeos, donde las becerradas como la de El Escorial están prohibidas.

    ResponderEliminar
  6. vamos a ver por que creo que estas bastante confundido con las cosas en la vida realmente importantes, al igual que pensar en que soy un taurino sensible. no soy taurino desde luego como tampoco estoy en contra de la tauromaquia.
    y las cosas realmente importantes en la vida desde luego no son programas de cotilleo ni el futbol ni los concursoso chorras. lo que si me extraña es que no sepas cuales son las cosas realmente importantes.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog