sábado, 29 de mayo de 2010

UNA FLOR LLAMADA AMISTAD

Este cuento es apto para niños con edades comprendidas entre los 0 y los 99 años. Pasada esta edad, los efectos pueden ser aun más positivos.



Dedicado a Elena, mi querida amiga, y a su perrita Spooky.


Son amigos insólitos, tan insólitos como leales. El aspecto físico no es ninguna barrera para su estrecha relación. La belleza está en el interior y ellos lo saben.  Cada uno de ellos daría la vida por el otro,... sin dudarlo.


Amistad (la mariposa), es tan dulce y delicada como fuerte y valiente su carácter. Ella, un ser tan hermoso como frágil, es la que pone orden cuando hay desconcierto, la que anima a cada uno a exponer su opinión. Sus consejos están llenos de sabiduría e inteligencia. Todos están orgullosos de tener a Amistad como compañera inseparable.


Pepe (el ratón), apareció por el parque hace unos años. Vino de Sevilla en un tren, sin conocer su destino. Cuando le vieron, tan bonachón, tan altruísta, enseguida le aceptaron en el grupo. Nunca les ha defraudado.


Jordi (el gato), hizo el viaje de Barcelona a Madrid con Andreu, su amigo humano. Jordi es la alegría personificada. Su mayor deseo es contar chistes para que los demás se rían, pero es imposible, porque cuando empieza a contarlo se parte de risa, y entre carcajada y carcajada, los demás, aburridos, le dejan sólo, hasta que se tranquilice. Se expresa en  catalán mezclado con castellano, para que sus amigos le entiendan.


Gus (el gusano), hizo el trayecto desde Galicia metido en una patata, la patata más sana y sabrosa de todas las que recibió el frutero del barrio. Los gusanos son muy listos a la hora de elegir sus manjares. Como su madre era de Vigo y su padre de Albacete, habla un gallego chapurreado.


Manuela (la lagartija), está un poquito chiflada, pero es un encanto. Desde que vió cómo unos niños cortaron la cola a su mamá, tiene el presentimiento de que alguien va a hacer lo mismo con ella. Sólo se siente segura con sus amigos.


Pito (el gorrión), es tan bonito como humilde y servicial. Tartamudea un poco, pero esto es lo de menos... y, por supuesto, ninguno se ríe cuando Pito habla.


Alguien ha aparecido en el parque donde ellos disfrutan, juegan y se divierten, alguien más necesitado de cariño y amor que ellos, alguien a quien acaban de abandonar. Su nombre es Spooky.

En Adopción - Para adoptar hacer click - Foto perteneciente a Mariana Alvarez perrita abandonada por sus dueños en un apartamento

Todos están preocupados por la nueva visitante. Tienen un serio problema porque Spooky necesita un hogar. Ella no puede vivir en la calle rodeada de peligros. Necesita la compañía humana tanto como el alimento. Su felicidad depende de encontrar ese ser que le devuelva la alegría de compartir... y vivir.


Entre los comentarios de uno y de otro, Amistad empieza a hablar.

- Compañeros, tenemos que encontrar un hogar para la perrita.
- ¡Ca, ca, ca, ca, claaaroooo! -dijo Pito-.


Pepe, lleno de rabia, como  nunca antes había estado, comentó:
    -¿Cómo habrán tenío tan mal corazón de dejar a esta pobre criaturita desampará?

-          Escolta (Escucha) Pepe –reponde Jordi-, ... tú sabes que hay humanos capaces de abandonar a sus amigos. Por desgracia, no todos son como mi Andreu, un chico estupendo, trabajador, cariñoso. Es miembro de Ecologistas en Acción, porque está preocupado por cuidar la naturaleza y el medioambiente. Algún fin de semana, en lugar de descansar, lo dedica a trabajar como voluntario en el refugio del Hogar de Luci, una asociación ejemplar, cuyo fin es defender a todos los animales.

Por cierto, ¿saben aquell que diu? (¿saben aquel que dice)...¡Jua!, ¡Jua!, ¡Jaaaaaa!, ¡Ja!, ¡Ja!, ¡Ja!, ¡Ja!


Jordi se desternilla de risa. Se revuelca por el suelo panza arriba sin parar. Pero a los demás, no les hace tanta gracia su risotada.

-           Cala, cala, gatiño que isto é triste ( Calla, calla gato, que esto es triste) – comenta Gus, visiblemente enfadado-.

Manuela está asustada y no hace más que repetir:
-           Si a esta pobre perrita la han abandonado, a mí me van a cortar la colita. ¡Huy, huy!...¡Me van a cortar la colita, me van a cortar la colita! ¡Huy! ¡Huy! ¡Huuuyyy!


Amistad, como siempre, intenta poner orden entre tanto desorden.

-          Amigos, creo que tengo la solución.
-          ¡Sisisisi... Síííí!
-          ¡Bé!, ¡Bé! (Bien)
-          ¡Viva tu mare!
-          ¡Ben! (Bien)
-          ¡Bien!...


Todos aplauden esperando a que Amistad les revele su plan.

-          Vosotros conocéis a Oscar, ese niño tan educado que vive sólo con su madre, porque sus padres están divorciados. Los  niños del barrio no quieren jugar con él, porque le ven diferente. Él siempre nos respeta. Manuela, tú sabes que cuando cruzas por su camino, él salta para no dañarte. Y tú Jordi, ¿verdad que siempre te acaricia cuando te ve?

Jordi mueve la cabeza, asintiendo las palabras de la mariposa.

-Ahora está dando un paseo y va para casa. Lo buscaré y le haré venir para que conozca a Spooky.


Amistad inicia el vuelo mientras todos se quedan cuidando de la cachorra.


Capítulo II



Poco después de salir del parque, Amistad encuentra al niño caminando hacia su casa.
-¡Hola Oscar!
-¡Hola Oscar!
 -¿Quién me está llamando? no veo a nadie.
- Oscar, soy yo,... la mariposa.

Oscar no sale de su asombro.
- ¿Una mariposa que habla?

- Sí, Oscar, pero sólo hablamos con las personas que tienen buen corazón, por eso tú me entiendes.

Oscar está aturdido, piensa que no puede ser verdad lo que está escuchando. Mientras, Amistad sigue dando vueltas alrededor de él.


-          Oscar, necesito que me acompañes, tenemos un grave problema. ¡Ven y sígeme!

Oscar sigue a la mariposa entusiasmado hasta que llegan al parque, junto al árbol donde están cuidando a la perrita, fuera de la vista de la gente. Al llegar, Oscar ve a todos mirándole fíjamente.

Pito, dando saltos de alegría, empieza a cantar.
-          Tutututú nos tienes que ayudar.... ¡Tutututú!

Pepe no puede reprimirse y le dice al niño:
-          ¡Miarma, mira qué ojitos tiene la criaturita! No la podemos dejar sola.


Manuela, tiene el susto metido en el cuerpo.
   - ¡Si a ella la han abandonado, a mí me van a cortar la colita! ¡Huy! ¡Huy!...¡Huuuuyyyyy! ¡Me van a cotar la colitaaa!

Oscar cree que está viviendo un sueño, pero es real. Allí estaban todos, observándole.  Spooky, al verle, empieza a mover el rabito tímidamente, agachando la cabeza, un poco asustada, pero con la esperanza de que él pueda ser su salvación.

Amistad toma la palabra y explica lo sucedido.

-          Mira Oscar, tú eres un niño ejemplar, obediente y cariñoso.

Mientras todos asienten con la cabeza, Amistad continúa hablando.

     - Spooky es una perrita a la que han abandonado cerca del parque. Buscando cobijo, ha venido donde nos escontrábamos nosotros, aquí , debajo de este hermoso árbol. Jordi venía de su casa a visitarnos, como siempre, cuando ha presenciado lo sucedido.

Pepe da un salto en medio de todos.

    -Yo también lo vi.  Un coche se paró. Un hombre bajó de él y abrió el maletero, obligando a la perrita a salir. Cuando Spooky cayó al suelo, el humano subió deprisa al coche y lo puso en marcha, dejando a esta pobre criatura en el asfalto, sola y asustada.


Unos y otros siguen comentando el suceso. Mientras, Oscar no deja de acariciar  a Spooky. Ella ya no tiene miedo y lame con cariño la mano del niño. Sus ojos, los de Oscar y Spooky, brillan como nunca.

-          Spooky, creo que vamos a ser buenos amigos ¿verdad?

Spooky da un salto de alegría.
-          Guau, Guau, ¿de verdad quieres ser mi amigo?
-          Claro que sí, Spooky

Los dos empiezan a jugar y saltar, pero... Gus les interrumpe.


-          ¡Eh neno! (¡Eh niño!), tenemos que encontrar la manera de que puedas adoptar a Spooky, no es momento para juegos.
-          Tienes razón, dice Amistad, pronto se hará de noche y no tenemos tiempo que perder.
-          Escolteu (Escuchad), creo que tengo una buena idea...

Y Jordi continúa explicando su plan.


Capítulo III


Oscar, Spooky y Jordi caminan juntos hacia el hogar del gato, es hora de que Andreu vuelva a casa.

-          Mira Oscar, por allí viene Andreu, habla con él tal y como hemos acordado.
Andreu ve a Jordi desde lejos y le llama.
-          ¡Jordi, Jordi!
Andreu cruza la calle y se acerca a ellos.
-¡Eh! ¡qué bien acompañado estás hoy, Jordi!. Veo que os habéis hecho amigos.
Mientras Andreu acaricia al gato, saluda al niño.
-          Hola, te conozco de vista, tú vives por aquí ¿verdad?
-          Sí, vivo dos calles más abajo.
-          Mi nombre es Andreu.
Andreu extiende la mano efectuosamente al niño.
-          ¿Cómo te llamas?
Oscar extiende también la mano a Andreu, sintiéndose importante.
-          Mi nombre es Oscar
-          Y esta perrita, ¿es tuya?, nunca te había visto con ella.
-          No, está abandonada, pero quiero que viva conmigo.
-          Sabes que el adoptar un perrito es algo muy serio. Tendrás que cuidarla, darle cariño, jugar con ella y visitar la veterinario regularmente para que pueda llevar una vida sana. Recuerda que un animal no es un juguete.
-          Sí lo sé.
-          Y ¿qué dicen tus padres? Ellos tienen que estar de acuerdo.
-          Mi padre no vive con nosotros, mi mamá y él están divorciados. Tengo que decírselo a mamá, aun no sabe nada y no sé cómo va reaccionar. ¿Por qué no me ayudas tú?

Andreu acaricia a la perrita. Ella está entendiendo la conversación y por eso se le ha cambiado la mirada. Ahora no está contenta, está preocupada. Oscar la mira.
 -Confía en mí, Spooky, yo no te abandonaré nunca, nunca.

El niño abraza a la perrita y no puede reprimir las lágrimas. Spooky lame su cara, queriendo limpiar sus lágrimas.

epilepsia Perros que detectan ataques de epilepsia

Capítulo IV




Andreu observa la escena, está conmovido. Jordi quisiera llorar, pero no puede.
-          Oscar, me has convencido. ¿Qué te parece si vamos a preguntar a tu mamá?
-          ¿Lo harás?
-          Claro que sí.

Oscar y Spooky vuelven a sonreir.
-          Gracias. Ven a casa con nosotros, ella estará allí.

Emprenden el camino juntos. Jordi camina con un aire orgulloso. Sabe que lo que no consiga su Andreu, no lo consigue nadie.

Al llegar a casa, Oscar llama a la puerta. El corazón le da saltos.
“¿Qué decidirá mamá?”-piensa preocupado-.

Elena abre la puerta y no puede ocultar un gesto de sorpresa.

-          Hola cariño, hoy vienes acompañado...
-          Sí mamá. Mira, él es Andreu, un vecino del barrio.
Andreu extiende la mano a Elena y ella le saluda cordialmente.
Después de las presentaciones, Elena les invita a pasar a casa. Cuando toman asiento, Andreu relata lo sucedido, tal y como Oscar le ha venido explicando por el camino.

-          Así que, Elena, tú eres la que tiene la última palabra. Si piensas que no podéis adoptar a la perrita, yo me la llevaría al refugio del Hogar de Luci, este sábado voy a ir. Allí intentaremos encontrarle un nuevo hogar.
-          Mamá, por favor, di que nos la quedamos, por favor, por favor.

Oscar vuelve a llorar y abrazar a Spooky. Jordi maulla, quisiera hacer algo más para convencerla, pero no sabe cómo. Spooky mira a Elena como suplicando que la acepte. “Me portaré bien, me portaré bien” – le dice a la madre con los ojos-.

Elena está pensativa, ha sido todo muy rápido y necesita reflexionar, no quiere tomar una decisión tan importante a la ligera.
Andreu la observa y quiere ayudar.

-          Elena, ¿qué te parece si la perrita pasa con vosotros unos días?.
Así puedes conocer el comportamiento de Spooky y cómo Oscar cuida de ella. Oscar es un niño responsable, de esto no tengo duda. Tú sabes lo beneficioso que es para los niños convivir con un perro.
-          Sí, Andreu, he leído alguna información al respecto y sé que es muy importante para su desarrollo. Además, se les ve tan contentos el uno con el otro...  ¿Cómo podría decir que no?.
-          Me alegro de que pienses así. De todos modos, date tiempo.
    Tengo una idea, ¿qué os parece si este sábado me acompañáis y os                    enseño el refugio donde trabajo como voluntario?
-          Me parece estupendo. Oscar, ¿quieres que vayamos?
-          Sí mama, claro que sí.

Pero a Elena le surge una pregunta, ya que ella no entiende mucho de perros.
-          Andreu, ¿de qué raza es Spooky? Ya sé que esto es lo de menos, pero me gustaría saberlo.
-          Buena pregunta. Spooky pertenece a una raza muy especial, su nombre es  “Nisu”.
-          ¿Nisu? –Elena y Oscar exclaman al unísino-.
-          Sí,...  “Nisumadrelosabe”.

Los tres ríen a carcajadas y Oscar está feliz. La tensión ha pasado.
El niño abraza a su mamá y la besa.
-          Gracias, mamá.
-          Spooky, ¿has oído? ¡Te quedas con nosotros!, ¡te quedas con nosotros!...
La perrita y el niño vuelven a sonreir. Oscar acaricia la cabecita de Spooky y Jordi se acerca para que le acaricie también. Juntos lo han conseguido.


Capítulo V



Al día siguiente, casi todos están en su habitual rincón del parque, debajo del árbol que tanto les gusta, y Jordi está comentando lo ocurrido en casa de Oscar. Pero, aunque están contentos porque Spooky tiene un nuevo hogar, están preocupados porque Amistad no ha aparecido desde ayer. Pito no puede estar quieto y revolotea sin cesar.


-          ¿Qué lelelele habrá ocurrido?
-          Nunca había tardado tanto en venir mi bolboreta (mariposa). Algo malo le ha pasado.
-          Gus, ¡quillo!, no seas agorero. Seguro que se ha retrasado por alguna razón y vendrá enseguida.
-          ¡Huy, huy! Si Amistad no aparece, a mí me van a cortar la colita, me van a cortar la colita... ¡Huy! ¡Huuuuuuyyyyyy!
-          Escolteu (Escuchad), ¿por qué no nos separamos y vamos a buscarla?. Dentro de media hora nos volvemos a ver aquí.

Todos están de acuerdo con Jordi y se dispersan comenzando la búsqueda.

Al cabo de media hora, van llegando uno a uno sin haber encontrado a la mariposa. Ahora no pueden ocultar su tristeza. Algo le ha debido de ocurrir a su amiga, y temen que no sea nada bueno.
De repente, ven a Pito venir volando con algo en el pico. El gorrión se posa en el suelo, delante de sus amigos, trayendo los restos de Amistad.


-          Lalalala  he encontrado al borde dededede la carretera. Quizázázázá ha  recibido un golpepepepe de algún coche que no ha popopopodido esquivar.
-          ¡Miarma! ¿Qué vamos a hacer sin ella? ¡Ozú!, ¡qué pena más grande!
-          ¡Quina llàstima amb el bonic que era! (¡Qué lástima, con lo bonita que era!).
-          Que tristura... A miña querida amiga (Qué tristeza... Mi querida amiga).

Manuela no entiende lo que ocurre, solo ve que todos están muy tristes, nunca habían estado así. Por sus mentes pasan los buenos momentos vividos. Amistad siempre trataba a todos con respeto y cariño. Nunca tenía una mala palabra y si se enfadaba por alguna causa, enseguida hacían las paces, sin guardar rencor.

Ahora hay que decidir qué hacer con el cuerpo de la mariposa. El cielo se ha vestido de gris, como queriendo acompañar el duelo.

-          Creo que o mellor (Creo que lo mejor) es que la enterremos debajo de nuestro árbol.
-          Sí Gus, tens raó (Sí Gus, tienes razón).


El momento ha llegado  y comienzan la tarea. Pito quita tierra con el pico, Jordi con las patitas delanteras, Pepe también ayuda, hasta que el hueco para enterrar el cuerpo de Amistad es lo suficientemente profundo.

Gus no tiene fuerzas para moverse, la tristeza le ha dejado paralizado. Manuela mira a uno y a otro y... comprende al fin lo sucedido, pero no sabe qué decir.

Lentamente, posan el cuerpo de Amistad en la humilde fosa. Despacio, con el corazón abatido, pareciendo no querer terminar, van echando cada uno, un poquito de tierra. La mariposa descansa para siempre en el lugar donde ella hubiese querido permanecer, en el rincón donde pasó momentos tan felices con sus amigos, a la sombra de su árbol preferido.

Comienzan a marcharse, sus ojos están humedecidos, no quieren separarse de ella. Mientras tanto, algo increíble sucede. Pepe mira para atrás, al lugar donde está Amistad y queda paralizado.

-          ¡Quillo! ¿Qué ven mis ojos?
-          ¡Què meravella! (¡Qué maravilla!)
-          ¡Unha flor preciosa! (¡Una flor preciosa!)
-          ¡Nununununca había vistotototo una flor tantantantan bonita!

Manuela se acerca y huele la flor. Una flor pequeña y delicada, con los colores de las alas de la mariposa. Amistad es su nombre.



Yolanda Plaza Ruiz

Mariposa sobre flor amarilla

El Hogar de Luci



Ecologistas en Acción




Traductores de catalán y gallego


traductor catalán


traductor gallego


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog