jueves, 4 de marzo de 2010

Las corridas de toros a través de la mirada de un niño

Dicen que “quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación”, esta verdad resulta evidente cuando se intenta razonar sobre  el sufrimiento al que es sometido un animal por puro placer, por costumbre o tradición en los festejos populares.


Durante estos días está teniendo lugar en el Parlamento catalán, el debate sobre la prohibición de las corridas de toros. Entre los participantes ha estado el etólogo Jordi Casamitjana, experto en comportamiento animal que ,entre otras cosas , dijo:  “los gestos, la boca abierta,  los ojos cerrados, la expresión facial , indican un sufrimiento fisiológico y cansancio” y   describió las señales evidentes que demuestran que “el toro sufre tanto psicológicamente como físicamente” durante la corrida. No hay que ser un especialista para reconocer el padecimiento de cualquier animal ante la tortura. Cualquier niño puede distinguir entre la alegría y el dolor, la angustia y la felicidad de cualquier individuo, sea un perro,un toro o un humano.


Beatriz  (una niña que vive en el exilio con su madre) es una de las protagonistas de  Primavera con una esquina rota” de Mario Benedetti. En uno de los relatos,  Beatriz  (La amnistía), describe la reacción de esta criatura ante la visión de una corrida: “También el otro día vi por la tele una corrida de toros que es como un estadio donde un señor juega con una mantel colorado y un toro que se hace el furioso pero es buenísimo.. entonces fue el hombre quien se puso furioso y como era muy necio le clavó aquí en la nuca una espada larguísima y el toro que ya estaba a punto de pedir la amnistía miró al señor con unos ojos muy pero muy tristes y después se desmayó en mitad de la cancha …y a mí me dio tanta lástima que me salió un suspiro.. y esa noche soñé que yo acariciaba al toro y le decía chicho chicho,.. pero en el sueño el toro seguía desmayado en mitad de la cancha y yo le daba la amnistía pero en sueños no vale.…Cuando venga la amnistía no habrá  más corridas de toros”.

Como Beatriz ( y su creador, el tristemente fallecido M. Benedetti), nosotros  esperamos ansiosos el día en el que la tortura a un animal, en este caso un toro, deje de ser un espectáculo legalizado y subvencionado. “No hay más ciego que el que no quiere ver”, pero aquí estamos los que caminamos  por la vida con los ojos y el corazón,  bien abiertos.


Yolanda Plaza Ruiz 

4 comentarios:

  1. Yolanda, que emotivo relato. Me ha encantado. Que pena que tanto degenerado sin escrúpulos se salga con la suya, y que la oposición a esta barbarie de la inmensa mayoría de ciudadanos de este país resuene sin respuesta en la conciencia de los políticos. Qué impotencia! Pese a todo, hemos de seguir hasta que este crimen vergonzoso vea su fin.
    Un fuerte abrazo y que pases un buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Laura.
    Creo que conviene sacar a la luz la cantidad de escritores con sensibilidad que usan sus dones para defender la vida, para luchar contra la tortura, para fomentar el respeto por la naturaleza y la belleza.
    Los taurinos pueden sacarse "artistas" y "filósofos" de la manga para apoyar sus bajezas, pero un crimen es un crimen sea quien sea el que lo practique. La tortura es tortura indiferentemente de quién la reciba, sea humano , perro, toro o cerdo.

    Un abrazo Laura y gracias por estar siempre a nuestro lado.

    Yolanda

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí, Yolanda. Por la noble lucha que llevas a cabo y la enorme sensibilidad que muestras en todo cuanto tratas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. el k ase esto a un pobre animal,,entonces el se torna en la bestia y el toro se torna en un ser tan sensible como un verdadero ser humano.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog