miércoles, 17 de febrero de 2010

Las corridas de toros en la obra de Mario Benedetti

Beatriz (La amnistía)
de Primavera con una esquina rota
Mario Benedetti


Este relato forma parte del libro “Primavera con una esquina rota” de Mario Benedetti. Beatriz es una niña que vive en el exilio con su madre y su padre se encuentra en prisión por cuestiones políticas.
 Paso a copiar para vosotros algunas frases donde la niña reflexiona, desde su óptica infantil,  sobre las corridas de toros:



     “Amnistía es una palabra difícil, o como dice el abuelo Rafael muy peliaguda, porque tiene una M y una N  que siempre van juntas. Amnistía es cuando a uno le perdonan una penitencia. Por ejemplo si yo vengo de la escuela con la ropa toda sucia y Graciela o sea mi mami me dice por una semana estarás sin postre, y si después me porto bien y a los tres días traigo buenas notas en aritmética entonces ella me da una amnistía y puedo volver a comer helado de esos que se llaman canoa y tienen tres pelotas una de vainilla otra de chocolate y otra más de fresa que viene a ser lo mismo que el abuelo Rafael llama frutillas.

    … También el otro día vi por la tele una corrida de toros que es como un estadio donde un señor juega con una mantel colorado y un toro que se hace el furioso pero es buenísimo, y después de muchísimas horas de estar jugando con el hombre se aburrió y dijo no quiero jugar más con ese bicho que se hace el furioso pero el toro quería seguir jugando y entonces fue el hombre quien se puso furioso y como era muy necio le clavó aquí en la nuca una espada larguísima y el toro que ya estaba a punto de pedir la amnistía miró al señor con unos ojos muy pero muy tristes y después se desmayó en mitad de la cancha sin que nadie le diera la amnistía y a mí me dio tanta lástima que me salió un suspiro finito finito y esa noche soñé que yo acariciaba al toro y le decía chicho chicho igual que le digo a Sarcasmo el perro de Angélica y él mueve la cola contentísimo, pero en el sueño el toro no la movía porque seguía desmayado en mitad de la cancha y yo le daba la amnistía pero en sueños no vale.

      …Cuando venga la amnistía no habrá  más corridas de toros ni me van a salir más granitos…”

Primavera con una esquina rota
Mario Benedetti 


3 comentarios:

  1. ¡qué relato tan triste! es como yo me sentía cuando era pequeñita.
    Una vez tuve una pesadilla en que intentaba salvar a un toro que se hundía en las aguas. Yo le cogía del rabo para subirlo pero no podía...hace años de esto pero fue tan angustioso que todavía me acuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Sin embargo, en una reciente entrevista a un individuo llamado Víctor Gómez (filósofo, profesor de Ética. Será uno de los 15 ponentes que defenderán la Fiesta de los toros en el Parlamento catalán) dice entre otras maravillas:

    –¿Pueden los niños ir a los toros?

    –Si, yo creo que es un espectáculo éticamente recomendable, y sin
    ningún rasgo negativo, sería absurdo que no pudieran ir. Incluso al
    niño le puede ayudar a ver la dureza de la existencia y la entrega que se exige para enfrentarse a ella.

    Podéis encontrar la entrevista en este enlace:

    http://www.larazon.es/noticia/8652-me-dirigire-a-las-personas-no-a-los-partidos-politicos

    Benedetti era una persona muy sensible con los animales y la Naturaleza. Poco a poco iré poniendo más relatos de él donde se refleja este sentimiento. Benedetti, a demás de poeta y escritor , era un filósofo para mí. No como este gachó, profesor de Ética llamado Víctor Gómez.

    ResponderEliminar
  3. Uffff, me temía que fuera taurino el maestro Benedetti, pero aquí se nota que no, afortunadamente. Hasta la abolición. PAZ.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog