domingo, 7 de febrero de 2010

El transporte público y nuestros amigos de cuatro patas

Según una noticia aparecida en 20minutos: “Metro estudia abrir la red a bicicletas, y quizá también a las mascotas”

-Ahora sólo pueden acceder al suburbano animales en sus jaulas, igual que en los autobuses de la EMT.
-Renfe es la única que no lo restringe.
-Los consumidores sí piden límites en las horas punta


"Próxima estación: Colón" anuncia la megafonía del metro mientras dos ciclistas preparan sus bicicletas para bajarse del vagón y una joven hace lo propio con su perro. Esta ficción podría hacerse realidad si Metro aprueba la propuesta para permitir las bicicletas sin limitaciones horarias. Además, según ha sabido 20 minutos, la compañía no descarta estudiar que las mascotas pudieran entrar si así lo piden los usuarios.

A día de hoy, sólo Cercanías Renfe permite viajar con animales de compañía (perros, gatos y aves) sin necesidad de que vayan dentro de una jaula, pero sí debidamente sujetos con correa y provistos de bozal. Por su parte, a los autobuses de la EMT y vagones del metro sólo pueden subir perros-guía de invidentes o "pequeños animales domésticos transportados por sus dueños en receptáculos idóneos, y que no produzcan molestias por su olor o ruido" al resto de los viajeros, según su reglamento.




La revista “Amigos” de la Fundación Purina, en diciembre de 1997, 
en un estudio realizado sobre el acceso de animales a los transportes públicos en España, comentó: 

“La prohibición de viajar acompañado de un animal doméstico va contra el Convenio de Berna de 1970 sobre transportes terrestres, asumido por España en 1975. Este impedimento va también contra el espíritu de la Constitución ya que ésta consagra como un derecho fundamental la libertad de circulación”. 

"Una macro encuesta encargada por la Fundación Purina constata el sentimiento de discriminación de los dueños de animales de compañía respecto al acceso de éstos al transporte urbano e interurbano. 
Además, la facilidad que supondría que perros y gatos acompañen a los dueños en sus desplazamientos, por ejemplo durante los periódos de vacaciones, favorecería sin ningún tipo de duda que no se produzcan tantos abandonos". 



Actualmente las personas que viajan en tren , sólo pueden llevar a sus perros o gatos con ellos, si su peso no excede de 6kg. Los de mayor peso sólo pueden viajar en los que admiten facturación de equipajes, con los que nuestros amigos tienen que ir con como si fuesen una maleta o un paquete sin vida, ni sentimientos, ni necesidades fisiológicas. Se han conocido perros que han llegado casi muertos al lugar de destino y únicamente les ha salvado la prontitud de su dueño en buscar ayuda veterinaria de urgencia. Por desgracia, se han dado casos en los que empresas dedicadas al transporte de paquetes en 24horas han llevado animales como mercancía, con el resultado de que o se han perdido por el camino no se sabe cómo, o han muerto. Lo mismo podríamos decir de animales que han viajado en empresas españolas de transporte en avión. 

Aunque la revista menciona que el acceso de los animales a los transportes favorecería el que no se dieran tantos abandonos en la época de vacaciones, yo discrepo en ese punto. Una persona que estaría dispuesta a abandonar a su perro o gato porque no puede irse de vacaciones con él, aunque no lo abandone en la época de vaciones lo hará en otro momento que se le presente en la vida. Si piensa que el viaje de vacaciones vale más que la vida durante años con su perro, mejor es que tenga un perro de peluche en lugar de un individuo único , con vida propia. 


Por último, unas palabras de Antonio Gala en “Maldición”, dedicado a los individuos que abandonan a sus amigos más fieles: 

"Maldigo, con la más rotunda de las maldiciones, a quienes, por estas fechas u otras, abandonan a sus animales de compañía. No son dignos de los unos y de la otra. Les deseo que un día sean ellos los abandonados (y seguramente acabarán por serlo) de sus mujeres, sus hijos, de sus amigos...Por egoístas despreciables. Por posponer a un ser vivo, dependiente, amable en estricto sentido, generoso y fiel, a sus propios proyectos de vacación y de comodidad. Por rescindir una relación cuando les parece conveniente. Por hijos de la gran puta. Con perdón"




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog