sábado, 30 de enero de 2010

El burro del Pero-Palo, una tradición humillante











 El Diccionario define tradición como: “Transmisión de noticias, doctrinas, ritos, costumbres, etc., hecha de generación en generación. Doctrina, costumbre, etc., conservada en un pueblo por transmisión de padres a hijos”. Hay individuos que defienden a ultranza su derecho a seguir costumbres, ritos o festejos con el único fundamento de la tradición,  transmitida por los lugareños durante siglos, apoyándose en esta actividad como si de algo sagrado e intocable se tratase.

   Puede haber tradiciones ancestrales dignas de perdurar, aunque tengo que reconocer que desconozco cuál de ellas puede ser. La sociedad cambia y lo ideal es que, tanto en lo colectivo como en lo individual, esta evolución sea para progresar, para eliminar lo negativo y asimilar los cambios positivos sin traumas, con normalidad y coherencia. 
    Durante siglos el trato recibido por las mujeres ha sido vejatorio, humillante, y esta actitud, esta costumbre legada de generación en generación, ha sido percibida como algo normal, natural. Aun existen individuos que persisten en su “derecho” a menospreciar al sexo femenino, pero ninguno de nosotros nos atreveríamos a defender públicamente semejante “privilegio” machista en la actualidad. Las mujeres podemos defendernos amparadas por  las leyes establecidas, pero existen criaturas a las que este derecho es negado con la misma naturalidad con la que se negaba hace siglos la protección a las féminas. En España se organizan festejos sangrientos, donde un animal, un mamífero, un toro, es martirizado sin compasión ante la mirada perversa de ciudadanos estancados en el pasado más siniestro, aferrados en una tradición de la que no están dispuestos a prescindir por muy apestosa, rancia y tétrica que esta sea.

   Existen otras costumbres donde el protagonista involuntario es otro mamífero, un burro, al que la muchedumbre humilla, amparada en el “derecho  irrenunciable” de continuar celebrando el Burro del Pero-Palo, durante las fiestas de carnaval. En Villanueva de la Vera, provincia de Cáceres, durante los próximos días tendrá lugar este ritual, en el que un burro será paseado por las calles del pueblo durante casi dos horas, llevando encima a un jinete, al que no le habrán hecho la prueba de la alcoholemia, rodeado por el gentío, zarandeado, empujado como en otras ocasiones, hasta caer al pavimento. Nadie en su sano juicio, podría afirmar que este tipo de entretenimiento es una oportuna y positiva manera de inculcar en los niños, jóvenes y adultos un trato respetuoso con los animales. No nos puede extrañar que el último caso de tortura y perversión conocida hacia un burro, haya tenido lugar a pocos kilómetros de  esta localidad cacereña. El pasado mes de  noviembre una docena de jóvenes de Torreorgaz, maltrataron a una burra causándola todo tipo de vejaciones, llegando incluso a insertarle un palo por el recto hasta reventarla. La víctima fue hallada aun con vida, atada a una soga, muriendo pocos minutos después.  ¿Es pura casualidad el hecho de que estos dos pueblos cacereños se encuentren tan cercanos?




  Un individuo al que se le inculca en un ambiente festivo (sólo para los participantes humanos), el supuesto derecho de tratar vejatoria y antinaturalmente a un animal, puede llegar a la tortura y asesinato como ha ocurrido en el caso mencionado anteriormente.

    Los animales no existen para que los humanos podamos utilizarlos como mero divertimento. En diferentes lugares del país se celebran carnavales donde la población disfruta sin necesidad de abusar de una criatura indefensa. Tal es el caso de los famosos carnavales de Cádiz, donde las Chirigotas, Cuartetos y Comparsas son parte de un festejo lúdico, donde los participantes exhiben su sentido del humor, imaginación, creatividad y fantasía, sin forzar a ningún animal a tomar parte del evento.

donkey in distress
   La mayoría de nosotros nos beneficiamos de la evolución de la sociedad, de sus avances. Pocos de estos personajes que defienden su tradición ancestral, viven como lo hacían sus antepasados. La coherencia es una muestra de inteligencia. No podemos vivir en el siglo XXI asumiendo con agrado lo que nos aprovecha y al mismo tiempo negando la necesidad de un cambio en el trato hacia los animales, acorde con la realidad.  Los festejos del Burro Pero-Palo, no son únicamente humillantes para el pobre animal, sino también para los que viviendo en este país nos esforzamos por erradicar actitudes y pasatiempos populares anacrónicos, aunque estos estén declarados de “interés turístico regional y de riqueza antropológica indiscutible” por sus organizadores.




Vídeo del Burro del Pero-Palo: 
http://www.youtube.com/watch?v=mHgKmJhK8YM

   

Como podemos ver en esta imagen, en los carnavales de Cádiz no se utiliza a ningún burro y se lo pasan estupendamente

 Imágenes del Burro del Pero-Palo:







Vídeo del Burro del Pero-Palo: 
http://www.youtube.com/watch?v=mHgKmJhK8YM



Os paso la respuesta que recibieron algunos compañeros después de enviar una carta pidiendo la eliminación de este festejo:

Podéis leer más información en este enlace:

 

La respuesta remitida por la Técnico de
Turismo, una contestación diciendo lo "maravillosa" que es la fiesta y la
importancia de sacar al burro porque es un símbolo fálico al que hay que lucir
por todo el pueblo .

Cita:
Estimada amiga/o: En referencia a su
correo sobre el "Festival del burro" le contesto lo siguiente:
Como bien dice en su correo, parece que ha tenido noticias del festival. En primer lugar, no se
trata de ningún festival sino de una FIESTA ancestral que se remota a la época del politeismo de los pueblos tartesos que estaban asentados en esta comarca, de una fiesta en la que se integran elementos y símbolos paganos, romanos y de época medieval cristiana, por lo tanto, la FIESTA está declarada de interés turístico regional y es de una riqueza antropológica indiscutible. Se trata, sin duda, de una fiesta de la llegada de la primavera y el fin de la oscuridad del invierno y las buenas cosechas,integrada en el Carnaval gracias a nuestra iglesia católica que se dedicó a integrar todas las fiestas paganas o buena parte de ellas anteriores a la llegada del cristianismo y a cambiar la simbología, como es el caso de las vírgenes negras que no son otra cosa que
diosas de la tierra paganas.
Puedo imaginar que pertenece a alguna asociación en defensa de los animales y de ahí le ha llegado esa "falsa información".Le recomiendo que , antes de atacar, se informase adecuadamente ya que sus argumentos carecen de fiabilidad. El burro, dentro de esta fiesta, es un elemento con una simbología fálica, y diversos estudios antropológicos han demostrado que el paseo del burro por el pueblo montado por un joven lugareño en época de carnaval también tiene lugar en pueblos del pirineo catalán y en muchas aldeas aborígenes de Sudamérica y, sin embargo, ninguna asociacón en defensa de los animales se dirige a ellos, lo cual indica que todos ustedes están altamente mediatizados por esos medios de comunicación y esas fuentes de información no fidedignas( como pasa actualmete en todos los aspectos de nuestra sociedad) y se dejan llevar como borregos por cualquier lider que, seguramente,movido por algún tipo de interses oscuros clava su odio en algún objetivo indefenso. Le informo, ya que seguramente lo ignorará, que esta polémica sobre el burro se remonta a los años setenta cuando una periodista inglesa que desconocía el idioma y las costumbres apareció por Extremadura, como si del tercer mundo se tratase, a hacer apología en contra de nuestras " bárbaras" fiestas y que acabó muriendo en Coria cogida por un toro al que defendía.Por este motivo todos los Martes de Carnaval aparece en Villanueva de la Vera un veterinario de la Junta de Extremadura que examina al burro tras el paseo y emite un informe que es el que permite continuar con la fiesta al año siguiente y por este motivo se cuida muchísimo de mimar al burro durante el paseo y que nadie se pase con él.
De igual manera, le invito a que venga a nuestra fiesta y lo compruebe "in situ" y que , por favor, se informe bien antes de emitir semejante juicio. Aquí somos respetuosos y pedimos que gente como Usted también sea respetuosa y deje que cada pueblo se exprese según sus tradiciones y sus costumbres y no nos impongan " su mordenidad" porque aunque ya no estamos en época medieval eso no siginifica que tengamos la total libertad como pueblo para seguir manteniendo las tradiciones ancestrales que nos hacen felices y nos unen a nuestros antepasados.Así mismo espero que, dado su gran espíritu altruista, se manifieste igualmente por los atentados de Eta en nuestro país o por los profesores de secundaria que sufren tanto estrés y maltrato psicológico por parte de esos jóvenes mal educados que son el futuro de nuestra sociedad.
Atentamente,
María J. Cepeda
Técnico de
turismo

 




1 comentario:

  1. y dice usted, Cepeda M.J.; "y se dejan llevar como borregos por cualquier lider..." Y ha visto usted en la fiestecita del burro como se dejan llevar todos los ciudadanos que asisten a la misma, COMO BORREGOS, y todo poque la fiestecita es tradición que se remonta a tal y cual. Por no decir nada demasiado mal sonante, que sepa usted que si en mis manos estiviese, la remontaba yo a usted a la Santa Inquisición y la acusaba de brujería a ver si tenia usted la suerte de que la torturaran rapidito y no la hicieran sufrir mucho tiempo y mucho menos que la expusieran en su castigo para que la vean sus vecinos, ¿le parecería justo? Si,no, si, no, a mi no me lo parecería puesto que las brujas no existen, pero claro al igual que el burro por ser burro tiene esa mala suerte, usted por ser borrica y bruja aunque no sea justo pero se lo merecería, y a ver si cogen ejemplo de los carnavales de Cádiz.......

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog