sábado, 5 de diciembre de 2009

Aprendiendo a matar desde la infancia


En la Declaración de los Derechos del Niño proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, expone entre otros estos Principios:
“El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad”.
“ Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, ..,desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad”.
“En ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral”.


Todo bien nacido estará de acuerdo con estas reglas creadas para proteger a un sector fundamental de nuestra sociedad: la infancia. El vulnerar los derechos de los niños es atacar contra la sociedad misma, porque ellos son el futuro. Jaime Balmes, filósofo y teólogo catalán dijo: "La educación es al hombre lo que el molde al barro. Le da la forma”. La forma que tendrán estos hombres y mujeres del mañana depende de la enseñanza recibida durante su infancia y adolescencia.


“España es diferente” y un rasgo importante de esta peculiaridad hispánica está en nuestra manera de entender la educación. El diccionario esta palabra como: “Proceso de socialización y aprendizaje encaminado al desarrollo intelectual y ético de una persona”. ¿Aprender a matar está dentro del proceso de socialización encaminado al desarrollo intelectual y ético? Pues en España sí. Asignaturas para enseñar a matar que se imparten en nuestro país son: la Matanza Didáctica, la Caza y la Tauromaquia.



En Extremadura se inventó la curiosa modalidad pedagógica de la “Matanza Didáctica”. Según publicaciones consultadas de esta autonomía, la última de la que se tiene constancia tuvo lugar en la localidad de Fuente de Cantos, el pasado 1 de febrero de este año, donde se sacrificaron dos cerdos. “La organización indicó que a la matanza puede asistir todo aquel que lo desee”, así se expresó el periódico que anunciaba la “celebración”. Según esta fuente, esta “Matanza Didáctica” se convirtió en la número dieciséis. Otra publicación mencionó: La Asociación “San Jorge de Alor” ha desarrollado una matanza didáctica, en nuestra aldea, durante el fin de semana cuyo objetivo era dar a conocer a nuestros niños y niñas como se mataban los cerdo hace unos años, …así como mostrar las partes internas de este animal”.


La Federación Catalana de Caza tiene como objetivos: “Llevar la caza a las escuelas para el conocimiento de la realidad de nuestro deporte a los más jóvenes” y lo ha conseguido en algunas zonas de esta autonomía, actuando en contra del total rechazo mostrado por buena parte de los ciudadanos.


El Ministerio del Interior español, tiene registradas más de cuarenta escuelas taurinas en diferentes puntos del Estado. Desde los nueve años, nuestros niños pueden practicar “el banderilleado, estoqueado, descabellado y apuntillado de reses”.



Recordemos: “En ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación… que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral”.
El enseñar desde la infancia la “cultura” de la muerte, es transgredir los derechos de los más pequeños. Poner en el mismo nivel la Literatura, la Música, el Arte, junto con la muerte es una vergüenza, afecta al desarrollo moral y mental de nuestros críos. Es un insulto a la inteligencia y a la dignidad el instruir con la visión de la tortura y sacrificio de un animal.



Por otro lado, existen docentes en nuestro país trabajando duramente para que el respeto a la vida y la naturaleza formen parte del desarrollo positivo de nuestra juventud. En la Universidad de Extremadura se imparten asignaturas como: “Educación, Protección Animal y Bioética”, o “Educación para los Derechos de los Animales”. En la Universidad Autónoma de Barcelona encontramos: Derechos de los animales y éticas de la naturaleza” o “El trato ético a los animales: la nueva frontera moral”. La labor de los profesionales de la enseñanza que intentan inculcar el respeto por la vida en sus alumnos, nos infunde la esperanza de que un día no muy lejano, las asignaturas manchadas de sangre queden prohibidas, reconociendo así el derecho a la protección de los más indefensos y vulnerables: los niños y los animales no humanos.


Yolanda Plaza Ruiz




Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Buscar este blog